Las hilanderas, los personajes de la industria de la lana

Llevan la lana enrollada en su brazo y con una habilidad perfeccionada en muchos años de aprendizaje del oficio, hacen el hilo con precisión, que desciende en forma de espiral con la misma suavidad del tejido, hacia el huso que no deja de girar.

Son las hilanderas, las principales homenajeadas en Festilana, que vinieron de todas partes de la provincia de Ubaté hacia el municipio de Cucunubá, para participar del concurso de la más hábil en el arte de convertir la fibra de oveja en hilo.

Por supuesto, no es fácil decidir quién es la más hábil, porque cada una posee una técnica propia que ha trabajado desde hace muchos años. Es un oficio transmitido de generación en generación. Abuelas, madres, adolescentes y las niñas más pequeñas, todas se reunieron en el Polideportivo de Cucunubá para asistir al concurso, mientras bailaban e hilaban al ritmo de las canciones colombianas, interpretadas por la banda estudiantil de Ubaté.

Llevaban todas su traje típico de la región: sombrero, blusa blanca, falda larga, chal, alpargatas y casi todas usaban el cabello con dos trenzas. Rostros alegres, disfrutando de la fiesta de la lana y enseñándole al público cómo se transforma la lana en la materia prima de confecciones y textiles de calidad.

Sin embargo, no es un oficio exclusivo de mujeres. Un hilandero logró clasificar entre los diez finalistas de la selección hecha por el jurado, entre quienes se encontraban el empresario Pedro Gómez Barrero y el gobernador de Cundinamarca, Andrés González.

Al final, se eligió a la hilandera con el mejor traje típico, quien se destacó por su atuendo elaborado con bordados delicados en el chal y blusa, y recorrió la pasarela en medio de los aplausos del público asistente a Cucunubá.

Haga clic para ver las imágenes del concurso de hilanderas

 

Subscribe to RSS via Email:

Subscribe with Buscando en el Armario and get updates frequently in your inbox

Comments are closed.