Cambio de armario: de la pereza a la ilusión

Definitivamente se acabó el buen tiempo. Es el momento de sustituir las…